De Viaje Con Los DERBEZ- TEMPORADA 1 EP 02 FORMULA EH


_________________________________________________________________________

De Viaje a través de Amazon

La familia se lanzó a Marruecos para filmar el show, donde confiesan que pasaron momentos difíciles al convivir todos juntos

LOS ANGELES. En un viaje encabezado por Eugenio Derbez y su familia uno imaginaría que todo es risa y diversión. ¿Qué podría salir mal? “Eso es lo que uno piensa, pero cuando estás en el lugar, en el día a día, resulta una invasión a la intimidad bastante severa y no fue tan padre como lo imaginamos”, explica el comediante.

Peleas, gritos, momentos incómodos y uno que otro regaño fueron las experiencias que tanto Eugenio Derbez como su esposa Alessandra Rosaldo, sus hijos Vadhir, Aislinn, José Eduardo y Aitana, su yerno Mauricio Ochmann y su nieta Kailani, vivieron durante un mes en Marruecos, mismas que quedaron retratadas en el programa De viaje con los Derbez, producción de Amazon Prime Video que estrena este viernes en la plataforma.

“La gente va a poder ver no sólo cómo nos la pasamos bien en el viaje, sino cómo nos íbamos conociendo; estas tensiones y cosas que aparecen ahí, cómo se fueron creando y cómo íbamos descubriendo esta dinámica familiar que no sabíamos sobrellevar, porque nunca nos había tocado”, explica Vadhir.

El público será testigo de la primera ocasión en que la familia Derbez salió de vacaciones todos juntos. “Siempre faltaba un. Yo, para aclararlo de una vez”, dice José Eduardo antes de que lo interrumpa su padre con tono burlón: “No lo dejaban”, bromea. “Es imposible, con las agendas de todos no se puede. Y ahora, incluso, tener a Mau (Mauricio Ochmann), que se sumó a la aventura, fue maravilloso y eso lo hizo más padre”, añade Derbez.

Y, ¿cómo fue salir de viaje con el suegro? Se le pregunta a Ochmann. “Eh, creo que viajar con toda la familia… –responde nervioso mientras el resto se ríe– Uno escoge a la pareja, pero no al paquete completo. Entonces, pues nada, me llevé muchas sorpresas, unas buenas, y unas no tan buenas. Pero tiene su lado divertido y positivo, mucho crecimiento y todo muy bien”.

En un viaje siempre hay un obsesivo con el tiempo, ¿quién era?, se les cuestiona, tras lo que todos señalan a Eugenio. “Y vadhir, siempre me sigue”, se defiende el comediante. “Pero a Vadhir de repente sí le gusta descansar y tomar una pausa. ¡Tú no!”, le revira Alessandra Rosaldo.

“Vadhir respeta ese rollo individualista de decir ‘yo me voy solo’. Mi papá es de vámonos todos juntos”, dice Aislinn, “¡No quiere ni 15 minutos de tiempo fuera!”, añade Alessandra. “Para él comer y dormir son una pérdida de tiempo”, le agrega Aislinn, a lo que Eugenio responde: “Pues son rutina, tienes que hacerlos para sobrevivir. Pero en un viaje hay que tratar de eficiente”.

-¿Eres de los que hace la lista minuto por minuto?

Alessandra: -¡AH!

Eugenio: Sí, yo soy de los que: Lunes a las siete de la mañana tal cosa, a las 7:45 hay que salir para entonces llegar a las ocho…

-¿A quién le costó más trabajo lidiar con esta tensión de los tiempos?

Alessandra: A mí no me gusta eso de ‘¡Apúrate! ¡Ya vamos tarde, nos están esperando!’. Yo no puedo con eso.

-Mauricio: Yo también voy a levantar la mano, porque las criaturas. Es que ya después de la tercera vez… ya es difícil.

-¿Hay alguien que siempre rompe con los planes?¿Sucedió aquí?

-Mauricio: Pues creo que… -responde Ochmann entre risas del resto- Sí, un poquito sí; sí rompí dos-tres planes… pero con causa. Porque, pues estaba yo cuidando a las criaturas.

Aunque por momentos la pasaron difícil, la familia Derbez acepta que este viaje sí les ayudó a reconocerse más a fondo sobre quienes son como personas. “Llega un momento donde nos veíamos tan poco por las actividades que de repente sólo comíamos y no profundizábamos”, comparte Eugenio.

“Y en el viaje fue eso, y eso nos hizo conectar a otro nivel. No fue todo miel sobre hojuelas, cosa que esperábamos que así fuera pero no lo fue, y menos con las cámaras en frente, fue muy complicado, desagradable para nosotros. Pero creo que conectamos y así conocimos realmente quién es quién, cómo es cada uno y aprendimos también a respetar más y a poner límites unos con otros”, finaliza.


 


VIAJES

Tambien te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.